Inicio / Minería Nacional / El primer año de CAP sin Roberto de Andraca

El primer año de CAP sin Roberto de Andraca

Doctor en matemáticas, el nuevo presidente del grupo nacional busca impregnar a la firma de un sello con foco en la innovación. Dentro de la compañía destacan que ha hecho más partícipe al directorio en el día a día, generando nuevos comités y armando equipos de trabajo multidisciplinarios. El desafío es titánico y algunos en CAP lo definen con una metáfora: hacer volar al elefante.

AL MENOS un par de veces a la semana, Roberto de Andraca Barbás llega hasta su oficina -una más pequeña que la que tenía cuando presidía la compañía- en el edificio corporativo de CAP. Su rutina ya no es la de antes. Si bien continúa asistiendo a algunas sesiones del directorio, ahora lo hace en calidad de asesor.

De Andraca fue presidente de Empresas CAP por 27 años, hasta el 18 de abril del año pasado cuando dio paso a Fernando Reitich, ciudadano estadounidense nacido en Argentina y doctor en matemáticas. Reitich primero ejerció como gerente general y, desde entonces, intenta llevar adelante un proceso de diversificación en CAP, ahora mucho más desde la presidencia.

Desde que asumió, Reitich, quien tiene su casa a solo media cuadra de las oficinas de CAP, ha estado tratando de imprimir su sello a la compañía. Por ello ha impulsado una serie de reformas. En mayo, un mes después de asumir la presidencia, creó la gerencia de Desarrollo de Nuevos Negocios, la que hoy está abordando proyectos mineros no ferrosos, que involucra otros minerales -incluso el cobre-, y que está en proceso de análisis para ver dónde realizarán las exploraciones. A esta nueva instancia sumó un Comité de Estrategia, en el que participa el mismo Reitich junto a dos o tres directores, más el gerente general y otros ejecutivos.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
El objetivo es lograr abrir el espectro de negocios de la firma. Tras el término del ciclo de los commodities en 2014, el precio del hierro cayó de US$180 a US$35-US$40, por lo que el entonces gerente general, que asumió en 2013 tras la muerte de Jaime Charles, se llevó el peso de administrar una compañía que estaba siendo fuertemente golpeada. En este escenario, Reitich empezó a delinear nuevas estrategias para buscar oportunidades, algo que empieza a dar frutos: agua, energía e infraestructura, y minería no ferrosa, son los focos en los que buscan crecer.

Hoy la compañía es la única que está en toda la cadena de valor ferrífera, desde la minería del hierro (CAP Minería), producción siderúrgica (CAP Acero) y en la elaboración de soluciones en acero (Grupo de Procesamiento de Acero en Chile, Perú y Argentina), a lo que se suma CAP Infraestructura, negocio que comprende a la compañía productora de agua desalinizada Cleanairtech Sudamérica, la de transmisión eléctrica Tecnocap S.A. y el Puerto Las Losas S.A. En este escenario, CAP se transformó en el tercer mayor operador portuario por volumen de Chile, con el proyecto Puerto Cruz Grande con RSA aprobada. Por ello, en el último tiempo los ejecutivos de CAP han ido a Argentina a promover sus puertos, esto de cara a cuando esté listo el túnel de Agua Negra.

Hoy el equipo ejecutivo se reúne dos veces a la semana, no una vez al mes, como se hacía en la época de De Andraca. En la instancia participan los gerentes corporativos y filiales. Ese es el sello, aseguran fuentes consultadas, de lo que está haciendo Reitich en CAP.

Dentro de la compañía, algunos hacen una analogía: lo que se está intentando es hacer volar al elefante. Algo que a Reitich, cuando lo escuchó, le hizo sentido.

El control

Pero la salida de De Andraca provocó otros cambios. Su hijo -del mismo nombre- asumió un puesto en la mesa, pero, además, en bolsa ha protagonizado una serie de movimientos que hoy lo tienen como uno de los mayores accionistas de Invercap, sociedad holding de CAP. En enero, a través de una fusión de sociedades, South Pacific Investments alcanzó el 10,84% de la firma, desde el 2,86% que registraba a fines de 2017. El 14 de marzo hizo una nueva compra de papeles, con lo que logró el 11,98%.

Si bien dichos movimientos han sido menores, el control es un tema que cada tanto reflota.

Como una opción que está sobre la mesa desde 2009, la fusión entre CAP e Invercap, esto de cara a transparentar las participaciones de cada inversionista, volvió luego de que Juan Rassmuss, empresario de origen peruano, ofreciera a los otros accionistas adquirir la sociedad holding.

A través de Inversiones Hierro Viejo, Rassmuss, que disputó el control de la compañía con Roberto De Andraca, mantiene el 36,87% de Invercap, la que a su vez posee el 31,32% de CAP. Sin embargo, nunca ha logrado manejar la firma debido al apoyo que Roberto de Andraca suscita entre los otros accionistas.

Sin embargo, las aguas están más tranquilas. El enfoque de Reitich parece haber aquietado la disputa, e incluso en el mismo directorio de Invercap, aseguran cercanos, “están todos remando para el mismo lado”.

Un tema que preocupa, eso sí, es la fuerte correlación que hace el mercado de la acción de CAP respecto del precio del hierro. Dentro de la firma están conscientes de ello, pero esperan que a futuro el papel de CAP refleje otras cosas: el sello enfocado en la innovación y las mejoras de gestión. Para ello aspiran, en el corto plazo, acercarse más a los agentes del mercado.

Fuente: Pulso / Gustavo Orellana

Compruebe también

Directorio de Codelco interviene en polémica por contratos “top” de dirigentes sindicales

Mesa exigió a la administración un informe sobre planes de egreso, beneficios, viajes pagados por …

Deja un comentario