Inicio / Sin categoría / La era de la innovación

La era de la innovación

Ya dejó de ser novedad hablar de innovación, cada día en los medios de comunicación, cualquiera sea su género, nos informamos sobre ella.
Tengo la certeza de que todos entendemos el concepto y sabemos que desde la vitrina pública a la privada, de alguna forma impulsan o llaman a impulsarla a nivel país, por cuanto es uno de los caminos que tiene nuestro Chile, para crecer en lo económico y continuar en la senda del desarrollo, palabra mucho más usada día a día.
Sin embargo, en el sector minero, hay quienes han llamado a “innovar de verdad”. ¿Cuál será la diferencia? Se preguntarán algunos.
Al parecer no es lo qué se hace, sino que para quién se hace y cómo se realiza.
A lo largo de diversas entrevista en estos 11 años que acabamos de cumplir como Revista AreaMinera, nuestras fuentes han indicado que si bien hay que innovar, el sector minero apuesta por tecnología ya probada. He ahí entonces otra interrogante. ¿Cómo se puede innovar si no están dispuestos a probar?
Así las cosas, Codelco al menos ha definido una nueva forma de hacer en cuanto a este tema. Si bien están dispuestos a escuchar de nuevas ideas, el énfasis lo podrán en aquellas que efectivamente lleguen a solucionar problemas puntuales, sean estos de corto o largo plazo. Para ello están estableciendo las reglas del juego.
Ahora bien, es importante tener en consideración que en la medida que el precio del cobre baje, el presupuesto a través de los diversos canales se tornan más restrictivos; así y todo, existen diversas instancias en las que estos proyectos se pueden presentar, ya sea para su financiamiento como para parte de él.
Ante ello, cuando se habla de productividad en Chile, que ésta deber ser recuperada por las diversas instancias productivas del país y especialmente en el sector minero, se puede cuestionar qué tan innovador somos si tenemos dicho problema o estamos bajando en los índices de competitividad.
Tal vez como dicen muchos, que sí existe innovación, pero que esos creativos están siguiendo sus instintos y no verificando los requerimientos que el mercado tiene.
Ahora, claramente los requerimientos de buenas ideas y que funcionen, pensando en minería, provienen desde diversos flancos, desde la producción en operaciones hasta los insumos críticos como agua y energía.
Acá, creo, corresponde a universidades y centros de investigación ponerse las pilas y comenzar a investigar de las necesidades del mercado.
Países desarrollados han demostrado que estas alianzas solo traen buenos resultados.