Inicio / Minería Nacional / Energía / La defensa de Herman Chadwick ante las críticas por el cambio de rumbo de Enersis: “Crecer por crecer no tiene sentido”

La defensa de Herman Chadwick ante las críticas por el cambio de rumbo de Enersis: “Crecer por crecer no tiene sentido”

El presidente del directorio responde a todas las dudas respecto de Enersis y Endesa
En su primera entrevista como nuevo timonel de la mesa directiva de Enersis Chile, respalda la estrategia de crecimiento del grupo eléctrico, desestima la “italianización” y aclara las negociaciones con la compañía relacionada Enel Green Power. Eso sí, niega que venga a ser un articulador político: “Yo, a mis amigos políticos, por algo del mundo privado, no he recurrido nunca y espero no hacerlo”.

“Conozco a Francesco Starace desde hace muchos años y tengo una buena relación con él”. Herman Chadwick Piñera, abogado, primo del ex Presidente Sebastián Piñera, amigo y colaborador de otro ex Mandatario, Ricardo Lagos Escobar, histórico militante de la UDI, explica así su arribo a Enersis Chile, matriz de Endesa y Chilectra. Fue el mismísimo CEO de Enel, Starace, quien le propuso ser director y presidente del holding eléctrico.

Con un marcado perfil empresarial y político -es consejero de Sofofa, miembro del centro de arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio, director de Inversiones Aguas Metropolitanas y fue timonel del Consejo Nacional de Televisión y de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública-, Chadwick es el sucesor de Jorge Rosenblut, quien hace diez meses dejó el cargo de presidente del grupo eléctrico en medio del escándalo por el financiamiento ilegal de campañas políticas. Otro caso de alto perfil público, Caval, afecta a su hijo, Herman Chadwick Larraín. Cuando se le consulta por el costo personal, el presidente de Enersis Chile corta el diálogo: “No es tema, solo Enersis”. La misma respuesta dará respecto al caso del ex general Juan Miguel Fuente-Alba, quien lo nombró miembro del Consejo Asesor Sobre Estudios e Investigaciones Militares en 2010.

Chadwick no desconoce sus conexiones en el ámbito público, pero las minimiza: “Es mucho más complejo que pensar que uno está aquí porque tiene dos o tres amigos en la política”. En esta entrevista, este abogado de la Universidad Católica habla de su rol para mejorar las relaciones con los accionistas minoritarios, resentidas tras dos gigantescas reestructuraciones (Carter I y Carter II), y de cómo espera conquistar la confianza del mercado, que duda de los planes de Enersis y Endesa de seguir creciendo.

-En el primer proceso de reestructuración hace cuatro años (Carter I), el controlador Enel se comprometió a que Enersis sería la plataforma de inversiones del grupo en América Latina (con inversiones de más de US$ 7 mil millones en la región entre 2014 y 2018). ¿Por qué no se cumple ese compromiso?

“No ha pasado nada, Enersis sigue siendo el gran vehículo de inversión estacionado en Chile, que invierte en Chile a través de Enersis Chile y en la región a través de Enersis Américas. Se vio la ventaja de dividir estas dos empresas, que fue aprobado por los accionistas por más del 80% y hoy, tras una fusión en torno a lo que va a ser Enersis América y de Endesa y Chilectra, que le va a traspasar activos, en un proceso que se veía muy complejo pero al final no lo fue tanto. Pero Enersis sigue siendo el vehículo para invertir en Chile y América Latina”.

-¿Por qué los planes de inversión son más acotados -el actual para Enersis Chile asciende a unos US$ 1.600 millones en cuatro años- e incluso se definen como una cartera de proyectos, donde algunos se pueden hacer y otros no?

“Porque ha cambiado el mercado eléctrico. Hoy tenemos un mercado que genera más de lo que se consume. Hay más oferta que demanda. Segundo: las ERNC (Energías Renovables No Convencionales) dejaron de ser una prueba de laboratorio para ser un negocio de verdad, y tenemos energía solar que puede ocupar el 20% o 25% de la matriz energética de aquí al 2025”.

“Tercero: cuando cambia un controlador, este quiere ver qué puede construir en cuanto a centrales de generación de acuerdo a las comunidades y la legislación actual. Hemos dicho que vamos a hacer centrales hídricas de 100 MW a 300 MW, que estén cerca de los centros de consumo y de acuerdo con las comunidades. Hoy, para hacer un proyecto en el grupo Enersis, primero debemos estar de acuerdo con las comunidades, después contar con las autorizaciones gubernamentales y junto con eso la creación del proyecto. No vamos a actuar al revés”.

-¿Cómo se les asegura a los accionistas que este nuevo plan se concretará y no que cambiará en tres años más?

“No se va a cambiar. Primero, dijo Enel y dijo Enersis que en los próximos cinco años no iba a ver ningún cambio, que Carter II era el último de los proyectos de reestructuración que tenía la compañía. Segundo: los accionistas han recibido una acción de cada compañía o han elegido entre una y otra. Tercero: no han tenido ningún desmedro en el precio de la acción. Cuarto: le puedo asegurar que la situación financiera de la compañía es excelente. Yo creo que los accionistas están contentos con lo que está pasando”.

-Si están tan contentos, ¿por qué siguen alegando y reclamando?

“¿Quiénes alegan?”

-Los minoritarios.

“Hay algunas AFP que alegan. Pero cada día menos, la gran mayoría de las AFP nos apoyó en la última junta de accionistas”.

-Las AFP dicen que están “apresadas” en Enersis porque es una empresa que pesa mucho en el Ipsa y en sus carteras de inversión, pero no pueden dejar así como así esta inversión…

“Sí, pueden salirse, es un problema de vender las acciones. Yo no quiero que las vendan; quiero que el mundo de las AFP y los minoritarios sean muy importantes en esta empresa. Cuando uno es presidente lo es para todos los accionistas, de los mayoritarios y minoritarios, de los que están contentos y de los que no lo están, y a estos últimos hay que llegar y darles tranquilidad y confianza, y decirles que lo que estamos haciendo es en bien de la compañía y de los accionistas”.

“Algunos lo han entendido antes y otros entenderán después”.

-Los accionistas minoritarios “de a pie”, que no son los institucionales y no están representados por ellos, también están preocupados por el cambio de foco, porque no está construyendo centrales. ¿Qué hará por ellos?

“Tengo claro que Endesa (empresa generadora, controlada por Enersis) es un buque insignia para el mundo de la energía en Chile, como el Banco de Chile lo es a la banca. Pero hay que entender que si en el Banco de Chile el Citibank tiene un 40%, aquí Enel tiene un 60%”.

-Entonces, ¿Endesa cambió porque cambió su dueño?

“No. Los accionistas pueden cambiar, la realidad del mercado puede cambiar, el mercado eléctrico puede cambiar, pero la condición de ser líderes en el sector eléctrico tenemos que mantenerla”.

-Los accionistas minoritarios “de a pie” estiman que los dividendos de los últimos años han sido bastante reducidos. ¿Qué harán al respecto?

“Los estamos mejorando. Hay mayores utilidades. Los accionistas están contentos con el precio de la acción y van a estar cada día más contentos con el precio de los dividendos”.

-Los analistas ven que, más allá de la reestructuración, no se ve una estrategia clara para crecer. ¿La tienen?

“La estrategia está clara. Creo que los accionistas minoritarios están contentos en cómo se ha manejado esta empresa en las últimas décadas, han hecho un muy buen negocio en comprar acciones de Endesa y Enersis, han tenido dividendos que cada día van a ser mejores”.

“Segundo, nuestro plan de desarrollo tiene que ir de acuerdo a lo que está pasando en el mercado eléctrico en Chile. Tenemos una licitación en Chile en julio donde se presentan 20 empresas: se acabó la trilogía de tres empresas generadoras. Hay muchas generadoras y hay muchas más dispuestas a instalarse en Chile en la medida que tengan bloques de energía para vender al 2021. O sea, la competencia en nuestro sector nos hace más cuidadosos en nuestro plan de desarrollo para buscar donde tengamos ventajas y rentabilidades adecuadas”.

-Su competencia en Chile, AES Gener y Colbún, tiene planes muy definidos: hacer centrales, la primera; hacer o adquirir activos, la segunda. Pero Enersis no está ni en uno ni en otro camino…

“Está equivocada, Enersis tiene su programa aquí en Chile y en América Latina, lo que pasa es que estamos mirando un mercado diferente, más competitivo, con precios más bajos, con una oferta de energía que es mayor a la demanda. Tenemos proyectos, los estamos estudiando, pero para darlos a conocer a la prensa hay que tenerlos más afinados”.

-¿No cree que las reestructuraciones, Carter I y II, les restó energía para construir proyectos?

“No nos restó energía. Esta es una empresa con nervio, en que están pasando cosas. Pero es una empresa que se ha replanteado para mirar qué pasa con el mercado de la energía en Chile y qué podemos hacer nosotros para seguir siendo un actor importante”.

-Endesa no ha hecho una gran central desde Ralco en 2004…

“Bocamina no es menor. HidroAysén la estábamos haciendo y no falló por culpa nuestra”.

-Bocamina es una segunda unidad de una instalación ya hecha; Punta Alcalde se paró, y Neltume también…

“Neltume se está mirando, pero el management lo está viendo. Una cosa es que se estén afinando los proyectos y otra es que yo le dé la lista de los proyectos que se van a hacer. Estamos obligados a seguir el ritmo de crecimiento de la energía en Chile y seguir siendo, en lo posible, líderes en la energía. Para eso hay que invertir y crear nuevas fuentes generadoras, pero también tener muy claro que la generación hoy tiene un valor muy similar a la distribución. En Chilectra están pasando muchas cosas”.

-Usted dice que el mercado cambió, pero su competencia sigue haciendo centrales en Chile. De hecho, Endesa ya no es la mayor generadora, es AES Gener…

“Está bien, (AES Gener) nos pasó por muy poco. Vamos a hacer centrales de generación dentro del marco que nos hemos fijado: no haremos centrales a carbón, pero sí centrales hídricas de entre 100 y 300 MW”.

-Con una mano en el corazón, ¿Endesa va a construir una nueva central en los próximos tres años?

“Espero que sí. Pero hay que verlo. Lo haremos siempre que sea negocio”.

“Hace un año, un visionario del mercado eléctrico, don Francesco Starace, dijo ‘no más carbón, cuidado con el gas, hagamos proyectos hídricos entre 100 y 300 MW’. ¡Se le fueron encima! ¿Y cuál es el plan eléctrico del Gobierno hoy? Un mercado flexible, sí a las centrales hídricas más pequeñas para no tener problemas con las comunidades; sí, miremos bien el gas, pero no el carbón. Y estamos cambiando nuestra matriz a una matriz flexible, antes era rígida, y con una competencia para vender la energía entre 20 compañías y no como antes, que éramos tres o cuatro”.

-AES Gener ha hecho centrales de 300 MW desde hace más de una década, no proyectaron un Punta Alcalde (que no se hizo) de 690 MW como Endesa.

“Eso fue lo que se corrigió. Yo respeto a la competencia y creo que Colbún y Gener son dos grandes empresas, con grandes gerentes y presidentes, todo a favor de ellos”.

-¿Endesa volverá al sitial de primera generadora este año?

“Así lo espero. Pero siempre y cuando tenga buena rentabilidad y vaya a favor de los accionistas. Crecer por crecer no tiene sentido”.

“Esta es una compañía global, no hay que preocuparse cuántos son chilenos y cuántos son extranjeros”

-Cuando asumió como director de Enersis Chile, desestimó una “italianización” del grupo. ¿Por qué hay tan pocos gerentes chilenos en la primera línea?

“En Enersis hay un gerente que es italiano, un CFO (Chief Financial Officer) italiano y el resto son chilenos”.

“En el directorio de Enersis Chile hay cuatro chilenos y tres italianos, y trabajamos muy bien. Esta “italianización” que algunos quieren ver no es real. Hay un management italiano y hay una relación en tecnología e innovación con Enel Italia que nos favorece mucho como compañía. Esta es una compañía global, no hay que preocuparse de cuántos son chilenos y cuántos son extranjeros; hay que preocuparse de quién puede manejar mejor esta compañía”.

-Muchas líneas de producción en Chile dependen de ejecutivos que están en Italia. Por ejemplo, Ralco depende de Renovables y Bocamina, de Generación…

“La administración de la compañía depende del management de Enersis, Endesa y Chilectra, lo que no quita que el controlador Enel pueda tener una preocupación especial y personas dedicadas a mirar lo que pasa en la generación térmica o hídrica en Chile. En su derecho están, si mal que mal tiene el 60% de la compañía”.

“Eso pasa en todas partes. ¿Cree que los bancos extranjeros, el Banco Santander, el BBVA o el Banco de Chile no lo están mirando sus controladores de afuera? ¿Usted cree que el Banco Santander se maneja libre y solo acá o está aprovechando lo que es el Banco Santander España? ¡Lo está aprovechando! ¡Esos son los procesos que hay que entender! ¡No hay que tenerle susto que Enel en Italia esté viendo el despacho de una central en Chile! ¡Hay que aplaudirlo!”.

-¿No es mayor burocracia y menor autonomía de las empresas en Chile?

“En esta compañía no hay burocracia, todo lo contrario. Y somos totalmente autónomos. La administración de esta empresa está en Chile. Que Italia nos ayude es lo mismo que pasa en la banca, en el agua, en muchas otras empresas que tienen controladores extranjeros”.

“No le voy a pedir nada especial al ministro Pacheco”

-Desde que el control del grupo está en manos de empresas extranjeras, con Endesa España primero y ahora con Enel, el rol del presidente de la mesa de Enersis fue un rol político, para relacionarse con autoridades y políticos. ¿Tiene usted también ese rol?

“No. Como presidente del directorio de una empresa como Enersis, uno siempre tiene un mandato general, pero yo no he venido aquí para relacionarme (con el mundo político), sino todo lo contrario, para buscar una concentración de todas las variables que sea necesario juntar a fin de que al grupo Enersis le vaya bien”.

-¿Pero lo eligieron en específico para el vínculo con el mundo político?

“No, no. Nada que ver”.

-De usted se destacan sus amplias redes políticas, que son consideradas como su activo más importante. ¿Lo son?

“No, no lo son, mi activo más importante es mi cabecita”.

-¿Y no sus vínculos políticos?

“Los vínculos uno los va creando en la vida, pero no son vínculos políticos, son vínculos personales. Yo hace muchos años que dejé la política, hace 15 años”.

-Para una empresa internacional que invierte en el país, ¿qué tan importante es tener a alguien bien conectado?

“Es importante tener a alguien que logre que todo lo que requiere una empresa para que funcione bien en Chile opere lo mejor posible. Dentro de eso puede haber conexiones, una buena administración, buen manejo del directorio, una buena relación con el management , con los accionistas. Es mucho más complejo que pensar que uno está aquí porque uno tiene dos o tres amigos en la política”.

“Yo a mis amigos políticos, por algo del mundo privado, no he recurrido nunca y espero no hacerlo”.

-¿Nunca? ¿De verdad?

“No”.

-¿Ni siquiera para pedir una reunión?

“Puedo pedir una reunión, puedo conversar con ellos. Pero no recurrir a ellos. Estoy muy lejano a eso”.

-Al ministro de Energía, Máximo Pacheco, le pidió una reunión (el jueves 12 de mayo). ¿Para qué?

“Para explicarle en qué estamos, para escucharlo a él. No le voy a pedir nada especial al ministro Pacheco, nunca le he pedido a nadie algo especial ni para mí ni para las empresas en que participo”.

“La administración de esta empresa está en Chile. Que Italia nos ayude es lo mismo que pasa en la banca, en el agua, en muchas otras empresas que tienen controladores extranjeros”.

“Enel Green Power tiene derecho a defender lo que ella ha invertido, ha trabajado e innovado en estas materias. Y le hace una oferta a Endesa y esta puede decir sí o no”.

“Los accionistas minoritarios están contentos en cómo se ha manejado esta empresa en las últimas décadas, han hecho un muy buen negocio en comprar acciones de Endesa y Enersis, han tenido dividendos que cada día van a ser mejores”.
Los cuestionados acuerdos entre Endesa y Enel Green Power

Un tema polémico que enfrenta el grupo es el contrato por Cerro Pabellón, un proyecto geotérmico que desarrolla Enel Green Power (EGP) con la estatal Enap. Tal acuerdo, que no es público, establecería que esta planta vende a Endesa Chile la electricidad a un precio de US$ 120 el megawatts por hora, cuando el valor es menos de la mitad, en un plazo entre 20 y 30 años, totalizando US$3.500 millones. La gran crítica es que este contrato sería una transferencia de renta desde Endesa Chile a EGP.

-Algunos minoritarios y un director de Enersis, Rafael Fernández, han criticado las transacciones entre EGP y Endesa Chile por afectar a esta última. ¿Cuál es su posición?

“Eso se vio en la junta y está finiquitado. Es 40% y 60%, se va a invitar a Endesa a los proyectos que esta quiera ir de energías renovables, y el acuerdo es que el 40% de esos proyectos nuevos serían de Endesa, en el caso de que ella quiera, y el 60% de EGP”.

-¿No le parece que es una provocación hacia los minoritarios la designación del fiscal de EGP como presidente de Endesa cuando están negociando importantes acuerdos entre las empresas?

“EGP hoy es 100% de Enel. Existe pero no existe. Y si quien hoy es presidente de Endesa era una muy buena carta como presidente de Endesa, no vea alguna incompatibilidad”.

-¿Se va a inhibir en ese proceso de negociación?

“Esa negociación depende del Comité de Directores de Endesa porque es OPR (operación entre partes relacionadas), ahí son tres chilenos y lo va a resolver en beneficio de todos los accionistas, así que no se preocupen de ese tema, que se va a resolver”.

-En el acuerdo por Cerro Pabellón hay suspicacia porque, usted lo dijo, EGP es 100% Enel y Endesa solo 60%, donde Enel gana más dinero haciendo una transacción que es cara para Endesa…

“Enel tiene que velar siempre por sus intereses, pero evidentemente que en esto Enel no está jugando al 100% versus 60%, está jugando a que se pueda generar bien y considerando a Endesa en todos los proyectos a futuro de energías renovables, que es un valor enorme que tiene Enel”.

-¿Se va a revisar el contrato de Cerro Pabellón?

“Lo único que se ha fijado en el contrato hasta ahora es el porcentaje, que es 40% (Endesa) y 60% (EGP). El resto, tienen que ponerse de acuerdo Endesa con Enel Green Power”.

-¿Qué garantiza que se negocie en condiciones adecuadas, dado que Enel está en las dos puntas de la negociación?

“Al ser una operación entre partes relacionadas tiene un rol fundamental el Comité de Directores, que son tres chilenos, así como lo que diga esa empresa a futuro. Yo tengo confianza en el comité y en el directorio en que hagan las cosas bien. ¿Por qué se va a hacer mal?”.

-En este contrato se fijó a un precio por MW que es más del doble del actual en el mercado. ¿No gana ahí Enel, que tiene el 100% de EGP, y no Endesa, con un 60%?

“La verdad es que como presidente no he entrado en ese tipo de detalles y confío plenamente en el management . Si hace esta pregunta a Luca D’Agnese, se la va a explicar con más propiedad que yo”.

-¿No hay un grave conflicto de interés dado que Starace y gran parte de la administración del grupo provienen de EGP? Mal que mal, EGP se “tomó” Enel y ahora negocian con Endesa activos…

“No están negociando activos, sino porcentajes en un joint venture en proyectos. Si la gente de EGP se “tomó” Enel, que no creo que sea así, es porque el mundo de la energía va para allá. Porque Francesco Starace es muy capaz, muy inteligente, que conoce bien la realidad chilena, de la energía en el mundo, anuncia con anticipación las cosas que vienen y resultan. EGP tiene derecho a defender lo que ella ha invertido, ha trabajado e innovado en estas materias. Y le hace una oferta a Endesa y esta puede decir sí o no”.

-Pero hay, perdone la expresión, una “pillería”: aunque existan los minoritarios, la votación es por mayoría, o sea Enel tiene asegurada la aprobación.

“Siempre se va a respetar a los minoritarios. El gran trabajo que va haber en esta negociación es sacar cualquier duda de que en ningún caso esta operación tiene características de una pillería. Es un buen negocio para Endesa y Endesa lo dirá”.

-¿Por qué no se hace público el contrato de US$ 3.500 millones?

“No me he preocupado de ese tema, pero es cosa de preguntarle a Luca D’Agnese”.

-Enel dijo que no construirá más centrales a carbón. ¿Por qué siguen invirtiendo en Bocamina?

“Bocamina es un proyecto que se hizo en otro momento y hay que terminarlo bien”.
Minoritarios: “Si ha habido debilidad o una situación más compleja, lo que hay que hacer es corregir. No hay culpas”

El grupo Enersis fue un emblema del “capitalismo popular” por su gran número de accionistas. En esa empresa al cierre de 2015 había en total 6.851 socios. De ahí que la relación con los minoritarios sea un tema que de alguna manera marca la agenda del controlador.

-Usted compartió directorio con Rafael Fernández Morandé. ¿Por qué nunca respaldó las objeciones que hizo él en el directorio y que fueron leídas en la reciente junta de accionistas?

“En los 10 meses que estuve con él en el directorio tuve una muy buena relación personal. Él tenía un proyecto, una mirada, del sistema eléctrico, en que él quería dividir generación de distribución, quería quizás grandes proyectos, pero él nunca hizo nada de mala fe, creo que fue en muchas cosas un aporte, porque era un freno, nos hacía repensar muchas cosas”.

“Tuvimos un buen trato con él, siempre se le consideró su opinión y fue un buen director dentro de su mirada del sector eléctrico que difiere de la mirada que hoy tiene Enersis como compañía y grupo”.

-¿Y la mirada de Rafael Fernández difiere de su mirada?

“Me he convencido de que la visión que tiene hoy Enersis, Enel y hoy el Gobierno es la más adecuada de cómo debemos tener un sistema energético flexible y más moderno”.

-Usted dijo en una entrevista que había “prejuicio” de los minoritarios en el proceso de reestructuración. ¿Sigue habiéndolo?

“Puede haber habido prejuicio, mala comunicación, un mal entendimiento, pero todo eso está dentro del rol que les corresponde al directorio, al presidente y al management “.

-¿Han hecho un mea culpa respecto a cómo se ha relacionado con los minoritarios y los inversionistas institucionales?

“No hay por que hacer un mea culpa . Si ha habido debilidad o una situación más compleja, lo que hay que hacer es corregir. No hay culpas”.

-¿Qué se va a hacer con el cargo de Daniel Fernández, el renunciado country manager de Enersis?

“Habrá un gerente general de Enersis, otro de Endesa y otro de Chilectra. No habrá subgerente general”.

-¿Ese cargo se elimina?

“Sí”.

-¿Por qué se fue? ¿Por diferencias de criterio con la compañía?

“Pregúntele a él. Yo creo que se fue en buenos términos con la empresa”.
“La ingeniería hoy se encarga, se compra, se busca… Hoy no es el momento de Ingendesa”

-Este grupo tiene una gran carga simbólica: fue la gran empresa eléctrica chilena. ¿Cómo va a enfrentar esto?

“Estoy tan consciente de esto que hasta he escrito sobre ello. Me he remontado hasta la Endesa de los años 40, que fuera cuna de los grandes ingenieros chilenos, como Raúl Sáez, que hicieron la red eléctrica, lo más importante que se hizo dentro de los gobiernos radicales. No me he saltado la etapa del capitalismo popular y de José Yuraszeck, donde esta fue la cuna en la que se formaron grandes futuros gerentes y empresarios nacionales, y esa cuna la vamos a seguir haciendo ahora, bajo un prisma diferente en un momento en que las empresas de energía tienen un rol distinto. Pero queremos tener aquí un nido de grandes profesionales chilenos e italianos que puedan servir en el sector eléctrico o en otros rubros”.

-¿Cómo se va a hacer eso si la filial que hacía la ingeniería, Ingendesa, la cantera de los ingenieros eléctricos, se desmanteló?

“Ingendesa se desmanteló antes de que yo llegara, y la ingeniería hoy se encarga, se compra, se busca. En eso, Enel tiene una gran ventaja, en cuanto a que tiene ingeniería y tiene una muy buena ingeniería, y esa ingeniería nos llega a nosotros. Hoy en día no es el momento de recrear Ingendesa, ya pasó. Hoy no es el momento de Ingendesa, es el momento de Enersis, Endesa y su controlador italiano, que tiene mucho que aportarnos”.

-Este es uno de los países con más potencial hidroeléctrico en el mundo. ¿Por qué no apostar al capital humano chileno, que está aquí?

“Estamos apostando al capital humano chileno y también al capital humano italiano, cada uno puede dar lo que mejor sabe. No se puede desperdiciar en el grupo Enersis el capital humano italiano, que está en 32 países”.

Fuente: El Mercurio/Valeria Ibarra

Compruebe también

Arabia Saudita y Softbank planean mayor proyecto solar del mundo

Arabia Saudita y Softbank Group Corp. firmaron un memorándum de entendimiento para construir un proyecto …