Inicio / Sin categoría / Minería, una industria en proceso de ajuste

Minería, una industria en proceso de ajuste

am109_enc_albertosalas

La nueva versión de Expomin es una excelente oportunidad para revisar el estado de la industria minera nacional. No cabe duda de que el escenario es complejo debido a la importante caída en los precios de los metales y la desaceleración que experimenta la economía china, uno de los principales consumidores de cobre del mundo. Este primer factor ha impactado significativamente a las empresas mineras de todos los tamaños, disminuyendo los ingresos, reduciendo los márgenes, generando menor producción, paralizando y postergando la inversión, recortando el empleo y moderando las expectativas de los accionistas.
Un tema especialmente sensible han sido las pérdidas de empleo que se han generado en el sector. Menciono este tema en particular tomando en cuenta que en la minería se han reducido 41.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses. Si comparamos el nivel de ocupación actual con el peak registrado en septiembre de 2012, vemos que el empleo disminuyó en 66.000 personas. Es una situación que resulta preocupante, especialmente en zonas cuya única actividad productiva significativa es la nuestra.
En términos de proyecciones, mantenemos para el presente año una estimación de nulo crecimiento. La producción de cobre será similar a la de 2015, es decir, cercana a 5.800.000 toneladas. Si bien algunas faenas mineras aumentarán su producción, tales como Antucoya, Caserones y Sierra Gorda, otras experimentarán una disminución.
Durante los últimos tres años, la producción del metal en el país se ha mantenido constante. Si bien hace algún tiempo se proyectaba una producción mayor, diversos problemas han jugado en contra, tales como: problemas técnicos en algunos yacimientos, menores leyes de minerales, dificultades climáticas, un menor desempeño en los nuevos proyectos y la ya mencionada brusca caída en el precio de los commodities.
¿Cómo se proyectan los próximos años? Es una pregunta difícil de responder. Si bien esperamos tres años complejos, durante los cuales el precio del cobre tendrá una cotización modesta respecto de lo que vimos en los últimos años, a partir del año 2018 –si China no dice otra cosa– debiéramos apreciar un repunte importante en el precio del cobre.
Actualmente, la industria en general está enfrentando un gran ajuste en sus operaciones donde ninguna empresa ha escapado a este proceso. Sin embargo, este preocupante panorama ha afectado en mayor medida a las empresas de la pequeña y mediana minería, que son precisamente las que muestran costos más altos y menores espaldas financieras.
Según nuestras estimaciones, alrededor de 200 faenas de pequeña minería salieron del mercado ante la caída del precio del cobre, mientras que a lo menos cinco de la mediana minería están en una situación compleja.
Así, nuestro sector está en un proceso de ajuste. Ante este escenario, es importante que la industria se haga cargo de los temas que estimulen una mayor eficiencia y competencia. Uno de los puntos clave, desde nuestra perspectiva, es incrementar la productividad. Es por esto que la Confederación de la Producción y del Comercio, de la cual Sonami es integrante, creó una Comisión de Productividad. Así, desde el sector privado y de manera proactiva, se plantean diagnósticos y propuestas de mejoras.
Otras de las tareas claves es continuar con el proceso de control de costos; la optimización de los procesos productivos y de gestión; la capacitación permanente de los trabajadores y la innovación continua. Todo ello, con el objetivo de hacer frente a la caída en la cotización del metal, defender los márgenes y elevar la competitividad y la productividad.