Inicio / Sin categoría / Expomin 2016, un aporte al complejo escenario minero

Expomin 2016, un aporte al complejo escenario minero

am109_enc_carlosparada

1300 expositores y alrededor de 80 mil visitantes espera esta versión de una de las feria mineras más destacadas de la Región.
Consolidada como una de las ferias mineras más importantes del continente y a pesar de la contingencia por la cual atraviesa el sector, las expectativas de los organizadores son auspiciosas.
“En cada versión, independiente del ciclo, tratamos de interpretar cuáles son las variables que están moviendo la industria. Hay ciclos buenos que tienen una condición muy distinta, donde hay una visión bastante optimista y mucho entusiasmo. Pero los desafíos siempre están presentes y en este caso, en un ciclo bajo, hacemos un poco lo mismo. Si bien tenemos una convocatoria de empresas un poco más restringida, tampoco es tanto, porque la feria sigue estando por sobre la media de lo que han sido las últimas tres o cuatro versiones”, asegura Carlos Parada, Director Ejecutivo.

¿Con cuántos expositores abrirán?
Esperamos reunir 1300 empresas expositoras. Sigue siendo una media que para el mercado nacional, rompe los esquemas. No estamos acostumbrados a tener ferias de esas dimensiones. Nuestras ferias medias oscilan entre las 100 a 200 empresas expositoras, por lo que hablar de 1300 es un tema que requiere toda una solución logística, la capacidad de atender todo los requerimientos de esas empresas y obviamente también las expectativas que se tienen de una feria con esa convocatoria, tanto a nivel nacional como internacional.
Expomin en esta versión recoge los desafíos de la industria. De alguna manera induciendo en las empresas expositoras de cuáles son los temas de interés, por un lado, y por otro desarrollando un programa de conferencias, que en este caso comparado con el año 2014, está mucho más amplio en términos de cubrir todas las temáticas que son de interés de la industria.
Hay temas que son de fondo como los desafíos de la minería en el largo plazo;  cómo la minería sigue siendo la industria que constituye una plataforma para que Chile como economía avance a una situación más cercana al desarrollo.
Además temas de productividad, otros en el ámbito laboral, todo lo que tiene que ver con la eficiencia también están incorporados de distintas formas.
Obviamente los temas recurrentes como  energía, agua, la incorporación de tecnologías, etc. Son 14 conferencias que van a conformar el Congreso, lo que nos permite incorporar dentro del proyecto los contenidos que la industria hoy está mirando desde el punto de vista del desarrollo de sus planes de mediano y largo plazo.

¿El recambio del que habla pasa de un nuevo espacio para empresas más pequeñas que  quieren estar presentes, por ejemplo?
El recambio no tiene que ver necesariamente con que una empresa salga de la industria. Tiene que ver en cómo la empresa entiende lo que está demandando la industria en la actualidad y en los próximos años, desde el punto de vista de desafíos.
Hoy tenemos una situación, que por un lado está siendo agravada por los precios bajos, que no lo son tanto en realidad, pero sí hay un ciclo bajo; y, por otro lado, hay temas estructurales que son de largo plazo y que no tienen nada que ver con el precio. Ahí estamos hablando de leyes más bajas, minas más profundas, de desafíos en las relaciones con las comunidades, temas legales que se han tenido que ir adaptando en el camino, por ello la situación que hoy está viviendo la minería impacta a las empresas proveedoras, y especialmente a las grandes empresas, las que también tienen un trabajo a largo plazo, Ellas son la contraparte de las compañías mineras, que acompañan en el largo plazo el desarrollo de cada uno de los yacimientos.
Puede que algunas empresas decidan hacer énfasis en otras áreas de sus negocios, pero los grandes proveedores de la minería lo seguirán siendo y ellos están en este proceso de reestructuración.
Las empresas dejan de participar en ferias por ciclos que viven desde el punto de vista de decisiones de sus casas matrices, de restricciones presupuestarias. Son decisiones que tienen que ver con criterios internos dentro de ellas y no tanto con respecto a una respuesta de lo que está pasando con la industria.
Tenemos en algunos casos empresas que han dejado de participar, pero no completamente, ya que si bien algunas no tendrán stand sí participarán en las conferencias, con presencia en términos de imagen, por ejemplo. Siguen estando de alguna manera.
Cuando desarrollamos el pabellón minero, que tenía la intención de mostrar la industria de una manera integrada hacia un público complementario y también el público profesional. En ese pabellón están las instituciones, Ministerio, Sonami, Compañías Mineras, Universidades, todos ellos son de alguna manera la industria organizada y los grandes proveedores de la minería están a continuación.
La idea es que con los recorridos que hacen los estudiantes y el público que convocamos a las conferencias, entiendan que hay una cadena de valor liderada por estas grandes empresas proveedoras que participan en el desarrollo de la industria en el largo plazo, y les interesa la formación de nuevos profesionales, la calidad de esos profesionales, las especialidades que puedan tener.
El recambio lo veo a través de una oferta complementaria, porque efectivamente hay empresas que ven oportunidades en estos ciclos, como poner sus tecnologías a disposición de la industria minera y, por otro lado, están las que se tienen que ver obligadas a buscar soluciones que respondan a las demandas que hoy tiene la industria. En esto hay unas que salen y que entran, ahí puede ser que el recambio sea mucho más patente.

¿Se da también que otro tipo de empresas que antes no tenían opción de participar en este tipo de ferias hoy vean que puede ser una oportunidad de ingresar al mercado a través de ellas?
Efectivamente, eventos como estos unen  muchos objetivos. Probablemente las grandes empresas proveedoras están por una finalidad que está más dirigida al posicionamiento de la empresa, lo que son en la industria, el liderazgo que tienen en Latinoamérica y en el mundo. Empresas de otro tamaño buscan otras cosas como entrar a la industria o promover tecnologías nuevas o mostrar una imagen de cambio, respondiendo a estas nuevas demandas que tiene la industria, esa es la dinámica que encierra este proyecto que es multi objetivo.
Hay muchos objetivos de las empresas que participan como expositores, no solamente vender, contactarse, promover su imagen, sino que hay una sumatoria de cosas, unos con más énfasis en otras.
La lógica de la feria es
que realmente represente las necesidades que tiene la industria en la actualidad. Por ello, como organizadores entendemos que debe estar siempre. Independiente de que tengamos más o menos empresas, porque siempre cuando tengamos ciclos altos van a participar muchas más, como sucedió en la feria anterior y en los ciclos bajos vamos a tener empresas que están mucho más arraigadas con la industria o que tienen una oferta mucho más en la línea de lo que requiere la industria.
Lo vemos así como organizadores, es una plataforma que se crea para dar soluciones.

¿Qué diferencia en cantidad de expositores habrá en esta versión?
Entre un 15% y 20% menos.

PROVEEDORES MINEROS
¿Cómo toman ustedes frases como la que dijo el ex presidente de Aprimin en su último discurso, en el que hizo un llamado a las empresas a evaluar su participación en las ferias?
Esos son criterios que se manejan internamente en cada una de las empresas. Algunas de ellas son mucho más pro ferias, porque ven oportunidades de fortalecer sus relaciones con la industria en todos los ámbitos que comenté recién, y otras que probablemente tienen otros criterios, donde buscan a grupos más pequeños y los llevan a otros países, a sus fábricas, les muestran sus equipos. Hay empresas más marketeras que otras, eso tiene que ver con los criterios con cómo se administra cada una de ellas.

El se refería a los resultados que obtenían de las presentaciones. ¿Cómo se evalúa ese aspecto?
Es que el resultado por participar en una feria hay que leerlo bien. Si va por la cantidad de máquinas que se vendieron en el período de la feria no va a ser una buena medida, y probablemente si la empresa  va con ese objetivo deje de participar en la próximas versiones.
Pero si el objetivo es marcar posición frente a una industria y un evento que convoca a 80 mil visitantes, profesionales que son tomadores de decisiones y que la relación con sus proveedores no es de venta y compra, sino que es mucho más larga, en el sentido que los procesos de compra están asociados también a procesos de ingeniería, de ir desarrollando confianza entre las partes, de credibilidad entre las partes, de estabilidad en la operación en el largo plazo. Si logra incorporar esas formas de medir la participación en la feria, la relación con las autoridades, con los altos ejecutivos, que es algo que se da muy fuerte en las ferias, la relación puede ser distinta.
Es por eso que en el fondo este planteamiento que hace este ejecutivo respecto a la participación en feria no es acogido por la mayoría de las empresas, porque prácticamente están todas y no solamente en Expomin, sino que están en Exponor, Bauma, Minexpo, en las ferias de Perú. ¿Estamos todos equivocados en que esto no tiene sentido y no reporta tanto? Creo que no. Creo que sí reporta porque es un esfuerzo que hacen todos, no sólo las empresas proveedoras que  participan en la exposición, la hacen los visitantes, las autoridades, es un punto de encuentro donde no solamente hay transacción sino que también hay transferencia de experiencia, adquisición de conocimiento, posibilidad de debatir sobre algunos temas que son relevantes para algunas empresas, para algunos profesionales.
Es distinto tener un contacto en una faena o en un lugar de trabajo respecto de un problema puntual que se tiene a diario, a tener la tranquilidad de sentarse a conversar entre el proveedor y el comprador sobre cuáles son los intereses que tienen las empresas, cómo ve la industria y qué espera del proveedor de manera tranquila, relajada, en un espacio donde también promueve ese tipo de contacto.
Siempre van a haber empresas que tengan políticas de no participación en las ferias, pero la realidad, la historia y el futuro está diciendo otra cosa. Dice que efectivamente estos eventos son altamente valorados y que aportan mucho a la industria en todas sus instancias, en la de la empresa productiva, la instancia de las empresas proveedoras, es la instancia de las autoridades públicas, de las asociaciones gremiales, en todo el ámbito académico, son eventos que permiten y generan un atractivo tal que nosotros estamos desarrollando conferencias a las que vienen Cámaras Mineras de toda Latino América, lideradas por la Sonami en este caso.
También marca la posición de lo que es Chile. Nosotros no quisiéramos que una de las ferias más importantes del mundo estuviera en otro país Latinoamericano, siendo que Chile es un país líder en esto y es el lugar de encuentro natural de todos los actúan en minería.
Como digo, vamos a tener la visita de muchos ministros de minería del resto del mundo, altos ejecutivos, lo que finalmente avala que estos eventos son de alto valor.

¿Cómo influyó positiva o negativamente el que hayan realizado Conexpo en Chile? Porque también se topa  con empresas que se están en el sector minero.
Es positivo. Conexpo es una gran feria que se acopló a Edifica el año pasado. Es un aporte al desarrollo de la actividad ferial en Chile. Como ocurre en muchos países del mundo donde las ferias conviven, muchas empresas proveedoras son las mismas las que participan en una feria u otra, que tienen énfasis distintos, pero el punto es que Edifica y Conexpo, es una feria que está orientada a la construcción; que el énfasis es maquinaria para la construcción, donde hay temas que se topan con la minería.
En el caso de la minería sucede lo mismo. La nuestra es una gran feria que participan muchas empresas que están en Conexpo, pero el énfasis es minero, nos topamos con la construcción, porque hay oferta de construcción, por lo menos de maquinaria, en Expomin, pero es un complemento.
Obviamente en Expomin vamos a tener una mayor cantidad de profesionales mineros visitando la feria y contactando a las empresas proveedoras; y en Conexpo, por el contrario, la mayoría de los profesionales son relacionados con la construcción.

EL ROL DE LA MUJER
Se han desarrollado temas en paralelo a la feria, como el de las promotoras en los stands y la igualdad de género. ¿Cuál es la posición de ustedes y cómo se está resolviendo?
Ese mensaje se distorsionó. No es un llamado a no tener promotoras, todo lo contrario, ojalá que hayan muchas promotoras y muchos promotores.
El tema de fondo es cómo la mujer se incorpora activamente en las actividades de un stand. No es un elemento decorativo o no se relaciona con la dinámica del stand, realizando actividades que no tienen nada que ver con el sentido comercial o técnico que tiene la feria.
Ese límite es en realidad lo que se quiere plantear como objetivo de no traspasar. Fuimos a una reunión con las empresas expositoras donde se les explicó cuál era el objetivo de esto. Hay una industria que está en un proceso de ir igualando la participación de género en sus operaciones, proceso que lleva bastante tiempo, que aun no tiene índices tan importantes en términos de esa nivelación, pero se ha ido avanzando.
Lo ha  puesto en la mesa el Ministerio de Minería y también Codelco con sus acciones en cuanto a avanzar en ese sentido.
La feria recoge esto porque la minería ya no es  una actividad sólo de hombres, es cada vez una actividad donde la mujer tiene mayor participación en todos los ámbitos, por lo tanto, la feria y Expomin, tampoco puede ser una actividad machista. Hay muchas ingenieras que visitan los stands, que cuando la empresa tiene actividades o alguna forma de presentarse mirando intereses meramente machistas, no cuadra con este visitante que es tan importante como el masculino.
Se busca ser coherente con lo que está haciendo la industria en sus operaciones y además darle el rol que le corresponde a la mujer, desde el punto de vista de la dignidad.
Promotoras habrán y la idea es que estén incorporadas activamente en el desarrollo de los stand donde participan . Lo ideal es que lo hagan asesorando o aportando en todo lo que es la gestión técnica comercial de las empresas a las que van a representar.

¿Cómo recibieron esto los ejecutivos de las empresas?
Bien, no tuvimos consultas lamentablemente, pero creo que es un tema de sentido común. Si la verdad es que esto se contamina mucho por situaciones puntuales, pero la mayoría de las empresas expositoras tienen un comportamiento bastante normal, no hay un aprovechamiento de la figura femenina como elemento decorativo, pero sí hay casos puntuales que están al límite.
Es lo que hay que tratar de evitar porque pasan la raya pero dan una imagen general de todo.

¿Fisa  va a normar esto?
No es tan fácil de normar porque tampoco es un tema ilegal. Vamos a ver de qué manera incorporamos algunos elementos en los reglamentos de la feria y también como recomendación, porque efectivamente es algo que no aporta a la gestión comercial de las empresas que participan en la feria.
Distorsionan de alguna manera el sentido de la feria, porque, y ahí volvemos a la pregunta anterior, en momentos de evaluar la participación de una feria, ¿ésta se hace en función de qué? ¿De cuánta gente tuvo por el show, o cuánta gente se sacó foto con las modelos, o lo evalúan de acuerdo a la calidad del contacto que tuvo?.
Es decir, los visitaron gente de alto nivel, tuvieron largas conversaciones con ellos, intercambiaron información y quedaron de contactarse en el futuro para seguir avanzando de lo que hablaron. Ese es el sentido que tiene la feria.
En la medida en que las empresas se enfoquen en esa dirección, la evaluación va a ser mucho más alta de su participación en la feria.

¿Qué resultados esperan de esta Expomin 2016?
Esperamos una muy buena feria. Vamos a tener una muy buena feria, porque ofrecemos un programa muy potente de contenidos de la feria por un lado, hemos mantenido el programa de encuentro con estudiantes, a pesar de que hoy se hace más difícil, desde el punto de vista económico, levantar proyectos como ese, pero lo hemos mantenido porque creemos que la feria ganó en cuanto a abrir una ventana hacia un público distinto.
Expomin siempre fue un evento profesional donde nos mirábamos  los mismos, pero abrirlo hacia un público complementario nos permite aprovechar la plaza. Se hace en Santiago y Chile es un país minero y en la capital no hay tanta gente vinculada con la minería, es una oportunidad para que la actividad se acerque a un público distinto.
En términos de expectativas mantenemos las mismas, más allá de la cantidad de empresas expositoras, no nos cambia mucho el panorama. Lo que buscamos es que la industria vea en Expomin una oportunidad de mejorar sus procesos a través de nuevas tecnologías, innovación, a través de intercambiar ideas, conocimiento y que se vea reflejado después en las operaciones mineras.
Respecto  a los visitantes esperamos mantener la cifra, 80 mil e incluso aumentar un poco más en cuanto a los visitantes internacionales, especialmente de Latino América, donde hemos hecho una campaña mucho más fuerte, en países como Argentina, Perú, Colombia y Ecuador, entre otros.
En cuanto a la proyección de negocios, obviamente hay una situación distinta, hay mucho proyecto que está parado, es un dato muy importante respecto a las proyecciones que se pueden hacer, pero la minería con todas sus operaciones sigue funcionando, sigue necesitando insumos, maquinarias, soluciones,  eso desde el punto de vista de la proyección de negocios se va a ver reflejado.