Inicio / Minería Nacional / Gran Minería / Gremios y Sindicatos / Una mirada de sindicatos al difícil momento de la minería

Una mirada de sindicatos al difícil momento de la minería

La intensidad y prolongación de la crisis internacional en el precio de las materias primas ha golpeado muy duro en la minería; muchos de sus empleados han sufrido las consecuencias. Sólo para comparar, en el trimestre marzo-mayo de 2013 la minería regional alcanzó un peak histórico de 44.600 puestos de trabajo; casi tres años después, en diciembre-febrero 2016, la cifra era de 34.890.
Dos dirigentes de grandes sindicatos mineros de la Región de Coquimbo abordan el tema desde sus distintas perspectivas, abordando cuánta confianza les merece el actual momento y las perspectivas venideras.

MANUEL GONZÁLEZ, SINDICATO MINERA TECK CARMEN DE ANDACOLLO
«Para las compañías lo más fácil
es cortar la mano de obra»

Para muchos sindicatos mineros, estos años han sido difíciles. Así lo atestigua Manuel González, presidente del Sindicato de Trabajadores Rol General de Minera Teck Carmen de Andacollo, una de las compañías en donde se produjeron importantes reducciones de personal durante el año pasado, llegando a desatar sonadas protestas en la comunidad local. Cuenta que hubo 46 desvinculaciones entre septiembre y diciembre 2015, en un universo total cercano a los 850 empleados. 32 de esos despidos afectaron a socios del sindicato; el resto correspondió a integrantes del Sindicato de Supervisores y al sector de no sindicalizados.

-¿Cómo juzga usted los numerosos despidos del año pasado en empresas del rubro minero: es una consecuencia lógica del momento actual o es que las empresas optan por lo más fácil para reducir costos?
Ahí hay un tema que nosotros, como sindicato, no compartimos. Para las compañías lo más fácil es cortar la mano de obra, pero creo que hay otros temas que podrían ver: costos, conversar con los dirigentes del sindicato para llegar a buen término. La idea es tener un acercamiento con los trabajadores, porque son los que conocen, están en el puesto y ven cómo pueden aportar al presupuesto o mejorar la producción. Creo que debiera realizarse un trabajo de equipo entre trabajadores, el sindicato y la gente de la compañía, ir de la mano.

-Después de esa reducción de personal, ¿cómo se reacomodaron las cosas al interior de la empresa: se eliminaron turnos, se automatizó funciones…?
Los trabajadores que quedan suplen las funciones de los que se fueron; es decir, una recarga de trabajo enorme, donde el estrés, el “chicoteo” de algunos supervisores, porque no vamos a desconocer que todavía en algunas compañías quedan esa clase de “patrones de fundo”. Esa recarga la asumen los que quedan.

-Así como salieron trabajadores propios de la empresa, también lo hicieron muchos otros, pertenecientes a empresas contratistas.
Fue mucho mayor la cantidad gente de empresas colaboradoras que tuvieron que finiquitar, y de ellos fueron muchos de Andacollo. Con respecto a eso, la comunidad está molesta con la compañía. Hubo una agrupación, la CAO (Comunidad Andacollina Organizada), que luego pasó a ser Mesa Ejecutiva Transitoria, que planteó este tema a la compañía; se dijo que para otra vez no se iba a aguantar lo mismo.

MOMENTO COMPLEJO
-¿Qué expectativa tienen ustedes, como trabajadores, sobre el presente y futuro de la empresa y la industria minera en general?
Yo creo que es bastante complejo. Si el gobierno no cambia el famoso artículo 161, (de despido) por necesidades de la empresa, no tenemos nada que hacer; la empresa puede cancelar a quien sea, no hay nada ni nadie que se lo impida.

-Por el tenor de lo que usted explica, no parece haber un ambiente de tranquilidad entre los trabajadores de Teck Carmen de Andacollo.
Las empresas, cuando no tienen muchas utilidades, dicen que están perdiendo, pero ellos tienen que ver las utilidades que han tenido los años anteriores; cuando el cobre estaba sobre cuatro dólares (por libra), los sueldos y las condiciones se mantenían igual. Nosotros nos vemos afectados cuando el precio del cobre baja y la compañía siempre “corta por lo sano”.

-¿Su último proceso de negociación colectiva los dejó conformes?
Esa negociación terminó el 6 de octubre de 2015. A nosotros, como dirigentes sindicales y los 515 socios que representamos, nos pareció una negociación bastante fructífera, porque obtuvimos más que el 2012, cuando el cobre estaba sobre cuatro dólares. Se aumentaron los beneficios de escolaridad, el bono de término de negociación; se obtuvo un crédito blando, se aumentó en un porcentaje el sueldo base.

-¿Cómo definiría el momento actual de los trabajadores de Teck?
Es algo estable: existe buena comunicación con la compañía para resolver temas individuales, no se ha dicho que vaya a haber nuevas desvinculaciones, el cobre ha remontado un poco. A algunos les ha incrementado el trabajo, pero creo que eso es a nivel de todas las compañías en donde se ha hecho rebaja de la mano de obra. Eso es lo que nos preocupa, que los obreros lo puedan manejar de buena forma, que el cansancio y estrés sean bien llevados; eso depende especialmente de los mandos medios, de los supervisores, que si mantienen un diálogo cordial con los trabajadores, éstos son más productivos

SERGIO MUÑOZ, SINDICATO MINERA LOS PELAMBRES CONCENTRADORA
«Estamos preocupados por el cierre de otras compañías»

El año 2015 fue difícil para Minera Los Pelambres. Como todas las firmas del sector, fue afectada por el desplome en la cotización del cobre, pero también por conflictos con comunidades en su entorno, protestas de empleados contratistas, resonantes causas judiciales, entre muchas otras incidencias. Pero según Sergio Muñoz Vergara, presidente del Sindicato Concentradora, estos hechos no produjeron roces entre los empleados directos y la compañía.

-Desde la perspectiva de su sindicato, ¿cómo se aprecia el momento de la empresa MLP en particular y de la minería en general; les merece confianza o existe temor?
Los temores dentro de los trabajadores siempre van a existir cuando pasan este tipo de cosas, pero el tema del valor del cobre es el que manda todo en una compañía minera.
Tuvimos unas desvinculaciones, pero fueron las mínimas; nosotros tuvimos dos en nuestro sindicato, y como esta es una planta moderna, tenemos muy poca gente, trabajamos con dotación mínima, sería ya imposible tener más despidos. Pero esto nos ha llevado a hacer una mejora continua, bajamos costos.
Estamos todos preocupados, por supuesto, por el cierre de otras compañías mineras, pero nosotros estamos haciendo cosas para que no nos suceda.

-¿Hay diálogo, hay acuerdos entre el estamento de la empresa y el de los trabajadores para buscar fórmulas en común?
Por supuesto, estamos todos trabajando en generar nuevas ideas y, además, están plasmadas en nuestros convenios colectivos revisiones de todo lo que es remuneración variable. Nosotros, la verdad, hemos tenido disminución porque ha bajado mucho el cobre, pero estamos preparados y trabajando para tener a nuestra gente tranquila.

-¿Y en el otro sindicato de MLP (que abarca a los obreros de mina) también han sido pocos los despidos?
Muy pocos, un poco más que nosotros, (porque) la mina tiene muchos más trabajadores, pero fue lo míni

mo. Esta debe ser la empresa que menos desvinculaciones tuvo.
En las compañías (mineras) cada cierto tiempo salen trabajadores, lo tenemos en carta, que ya sea por edad o en decisión tripartita, entre el trabajador, la empresa y el sindicato, se puede desvincular empleados con mayor indemnización.

-¿Con la fórmula de jubilaciones anticipadas?
Correcto. Llegamos a un buen acuerdo, había un grupo de trabajadores que se quería ir, porque estaban con algunos problemas de salud, y en este momento tenemos funcionando un dos por uno: yo trabajo un año y me pagan dos (de indemnización); es decir, los que están desde el inicio de la compañía ya llevan 16 años, si en este momento se van, les pagan 32.
Lo buscamos de común acuerdo porque algunos trabajadores ya sufren problemas: ya no pueden trabajar de noche, o con presión alta, enfermedades comunes. Ahí se busca el mejor acuerdo.
Y esos trabajadores son reemplazados; se le da la oportunidad a la gente del valle en donde estamos insertos (la Provincia de Choapa).

-¿Entonces no ha habido pérdida neta de puestos laborales?
Para nada. En casi todas las empresas mineras existen los contratos colectivos, (en cambio) nosotros ya estamos en nuestro cuarto convenio colectivo, en el cual llegamos a muy buenos acuerdos. No tenemos contrato. Esto nos lleva a una buena relación laboral, hay política de puertas abiertas. Lo que está malo se conversa.

-¿Cómo, entonces, se redujo costos en MLP; acaso hubo inversión en equipamiento?
Correcto, y en este momento ya viene la ampliación (de la faena minera) porque en este momento la empresa está en reinversión, hay que invertir para recuperar toda esta baja que ha tenido el cobre cuando vuelvan los buenos precios. A los trabajadores siempre los tranquilizamos porque el costo nuestro no es tan alto como el de otras compañías; podríamos llegar sin problema hasta 1,90 dólares o 1,80, porque el costo está en 1,53. Se deja de ganar, por supuesto, pero se está dejando otro tipo de inversiones.

-¿Hubo reducción de plazas laborales en empresas colaboradoras?
Sí, eso no se puede negar. A la mayoría se le pidió rebajar sus planillas; de hecho, una sola de ellas despidió a 127 trabajadores de una vez. Otras, que son empresas de servicios, fueron menos, un 50%, pero lo hicieron.

Fuente: Semanario El Tiempo/victor

Compruebe también

Sindicatos inician mediación con la Inspección del Trabajo

Sindicato rol A de Chuquicamata y el de trabajadores de RT, pidieron la participación de …