Inicio / Minería Nacional / Gobierno / Las reuniones del lobbista de Rockwood con subsecretario de Minería en los meses previos al acuerdo del litio con Corfo

Las reuniones del lobbista de Rockwood con subsecretario de Minería en los meses previos al acuerdo del litio con Corfo

Corfo había pedido que Solari no participara en las negociaciones

En 2015, Jaime Solari se reunió al menos en cuatro ocasiones con Ignacio Moreno como gestor de intereses particulares en representación de la minera. Rockwood afirma que fue contratado como asesor en la tramitación del impacto ambiental de su operación en el Salar de Atacama y eso explica las reuniones de Solari con autoridades. En 2013 su empresa, Soluciones en Gestión Ambiental (SGA), organizó el ya conocido taller para Rockwood Litio en el que participó el actual subsecretario de Hacienda, y terminó derivando $37 millones a la empresa de Giorgio Martelli, que financió la precampaña de Michelle Bachelet. Esa transferencia es parte de la investigación sobre platas políticas de la Fiscalía y el SII. SGA también aparece recibiendo, entre 2009 y 2014, pagos de Aguas Andinas, empresa que también es parte de la investigación del financiamiento irregular de la política. Otra arista que complica al Gobierno es que el abogado Marcelo Olivares hizo trabajos para Rockwood y también fue el perito que realizó un informe para Corfo en su disputa con SQM. Olivares es socio de Cristián Quinzio, fiscal de Codelco, histórico miembro de los equipos recaudadores de las campañas del oficialismo y que participó asimismo en el taller que en 2013 Solari organizó para Rockwood.

El nuevo contrato que Corfo negoció con Rockwood para la explotación del litio –y que fijaría nuevos estándares para la industria– está siendo salpicado por el tema que domina la agenda política desde hace ya dos años: el financiamiento irregular a las campañas.

Rockwood Litio es el único rival de SQM en la producción y comercialización del litio en Chile. La empresa lleva 35 años explotando dicho metal en el Salar de Atacama y es precisamente ese contrato el que se actualizó en febrero. La nueva alianza considera tasas de comisiones por venta de litio y potasio bastante mayores a las que paga la minera vinculada a Julio Ponce.

En concreto, el acuerdo estipula que las partes harán esfuerzos para que Rockwood invierta en los próximos cuatro años entre US$400 y US$600 millones, a fin de aumentar su producción de carbonato de litio de grado de batería (subiendo de 24 mil toneladas a 70 mil toneladas), y en pos de desarrollar la tecnología necesaria para producir en Chile 5 mil toneladas de hidróxido de litio del Salar de Atacama.

Para el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, el acuerdo sirve para presionar a SQM en medio de la pugna que los enfrenta con la minera no metálica.

Pero la relación de Jaime Solari con Rockwood ha puesto el acuerdo bajo escrutinio y deja a Bitran en una incómoda posición . A Solari se le conoce como el lobbista de Rockwood, aunque formalmente él es un gestor de intereses particulares. Su empresa, Soluciones en Gestión Ambiental (SGA), ha sido vinculada al financiamiento irregular a las campañas políticas y es esa arista la que amenaza con ensuciar el nuevo acuerdo que Rockwood firmó la Corfo. Bitran había advertido el peligro y pedido específicamente que Solari no participara en las negociaciones.

El Mostrador Mercados pudo constatar que Solari se reunió al menos en cuatro ocasiones con el subsecretario de Minería, Ignacio Moreno, en los meses previos al nuevo contrato con Corfo para expandir explotación del litio

Cabe recordar que en 2013 su empresa, la referida Soluciones en Gestión Ambiental (SGA), organizó el ya conocido taller para Rockwood Litio en el que participó el actual subsecretario de Hacienda, y terminó derivando $37 millones a la empresa de Giorgio Martelli, que financió la precampaña de Michelle Bachelet. Ese pago es parte de la investigación sobre platas políticas de la Fiscalía y el SII. SGA también aparece recibiendo, entre 2009 y 2014, pagos de Aguas Andinas, empresa que también es parte de la investigación del financiamiento irregular de la política.

Solari –quien tuvo que declarar ante la Fiscalía de oficio– explica que con mucha anterioridad al taller, SGA venía asesorando a Rockwood. Y en conversaciones con este medio, detalló que cuando organizó el taller en 2013 no sabía el rol que tenía Martelli y que jamás se reunió con nadie de la Corfo en representación de Rockwood.

Con respecto a los pagos de Aguas Andinas, Solari puntualizó a Ciper que la sanitaria es su cliente desde 2006 y le han hecho diversas asesorías.

Por su parte, Rockwood afirma que SGA fue contratada como asesor en la tramitación del impacto ambiental de su operación en el Salar de Atacama y eso explica las reuniones de Solari y Stephen Elgueta –CEO de Rockwood Litio– con autoridades.

“Rockwood Lithium, durante sus más de 35 años de operación en Chile, se ha caracterizado por respetar plenamente la normativa vigente y cumplir sus compromisos con el Estado. Hemos trabajado en una operación basada en la cooperación y el diálogo a través de la cual queremos ser aliados estratégicos de Chile para el desarrollo de una nueva minería del litio.

“Entendiendo el contexto de la industria a nivel global, nos planteamos hace algunos años la necesidad de aumentar nuestra producción para mantener el liderazgo de Chile en este mercado. En ese marco, presentamos el EIA ‘Proyecto de Modificaciones y Mejoramiento del Sistema de Pozas de evaporación Salar de Atacama’. Es precisamente en ese contexto, que en enero de 2013 comenzamos a trabajar con la consultora SGA, dada su gran experiencia en proyectos de similares características, para la tramitación de dicho permiso que fue aprobado por unanimidad el 18 de enero de 2016.

“En este periodo de trabajo con SGA se sostuvieron reuniones con distintas autoridades, reguladores y comunidades donde explicamos el nuevo y actualizado modelo hidrogeológico de la cuenca del Salar de Atacama, el que fue desarrollado en conjunto con SGA como parte de nuestra propuesta de una industria sustentable para el desarrollo de la minería del litio.

“Este documento se transforma ahora en el registro hidrogeológico más actualizado que existe del Salar y permitirá a las autoridades evaluar de la mejor manera posible los nuevos proyectos  en esa zona”.

Con respecto al taller de 2013, explican que fueron invitados por SGA para participar.

“Este se realizó en diciembre de dicho año y tuvo como expositores a Alejandro Micco, en ese entonces profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile y actual subsecretario de Hacienda, Cristián Quinzio, abogado y experto en temas mineros y Steffen Haber, ex CEO de Rockwood Lithium, quien presentó sobre diferentes puntos de vista sobre el litio en los mercados internacionales. Estas cuestiones están directamente relacionadas con nuestro negocio y nuestra participación en dicho mercado internacional”.

SQM ha operado de diferentes formas para generar dudas acerca del acuerdo de Corfo con Rockwood. El relato de fuentes cercanas al directorio es que a Rockwood la están midiendo con otra vara y le dieron “el negocio del siglo” a pesar de también estar vinculada a los escándalos de las platas políticas y apuntan precisamente a la relación con Solari e indirectamente a Martelli.

Fuentes que conocen cómo están siguiendo la polémica en el Gobierno, afirman que tanto el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, como el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, tienen plena confianza en la forma en que actuaron Corfo y Rockwood.
El rol de Quinzio

Otra arista que complica al Gobierno es que el abogado Marcelo Olivares hizo trabajos para Rockwood y también fue el perito que realizó un informe para Corfo en su disputa con SQM. Olivares es socio de Cristián Quinzio, fiscal de Codelco, histórico miembro de los equipos recaudadores de las campañas del oficialismo y que participó asimismo en el taller que en 2013 Solari organizó para Rockwood.

El escrito de Olivares para Corfo fue uno de cinco que presentó en su disputa con la minera de Ponce y fue “de la aplicación de las normas sobre manutención, conservación y reposición de hitos de mensura de una pertenencia o grupo de pertenencias, su naturaleza como obligación jurídica del concesionario minero y de su exigibilidad respecto de un arrendatario de pertenencias mineras”.

Una fuente afirma que inicialmente Corfo habría pedido al propio Quinzio que hiciera el informe, pero este recusó y sugirió el nombre de Olivares, que seguía a cargo del estudio donde eran socios.

Pero lo que ahora complica a Olivares y por ende a Corfo, es que en 2014 Olivares preparó un borrador reservado para Rockwood Litio acerca de la situación legal de la industria de dicho metal en Chile, el que incluyó un análisis del trabajo que estaba realizando la Comisión Nacional del Litio creada por la Presidenta Michelle Bachelet.

Un abogado que conoce de cerca el acuerdo con Corfo dice que hay un claro conflicto de interés y que el equipo de Bitran no debería haber usado el informe en su disputa con SQM si sabía del trabajo que Olivares había hecho para Rockwood.

En Corfo dicen estar tranquilos y afirman que las negociaciones fueron transparentes y el acuerdo es un gran negocio para Chile.
Fuente: El Mostrador

Compruebe también

Directorio de Codelco interviene en polémica por contratos “top” de dirigentes sindicales

Mesa exigió a la administración un informe sobre planes de egreso, beneficios, viajes pagados por …