Inicio / Minería Nacional / Molina, Errázuriz y Camus buscan socio para mina de yodo y nitrato

Molina, Errázuriz y Camus buscan socio para mina de yodo y nitrato

El proyecto por US$75 millones está actualmente en construcción y busca producir 2.000 toneladas al año de yodo bullet y 200.000 toneladas al año de nitratos.

Los dueños de minera Eloisa -compuesto por los empresarios Arsenio Molina y la familia Iribarren como socios gestores, y Juan Andrés Camus y Jorge Errázuriz como inversionistas financieros- entregaron un mandato a Jorge Quiroz, socio principal de Quiroz & Asociados, para buscar inversionistas para concretar el proyecto de yodo y nitrato denominado “Eloisa”, ubicado en la I Región.

Según altas fuentes de la empresa, el mandato exacto por parte de los empresarios es buscar socios operadores para completar el proyecto  y desarrollar el potencial de nitratos de la concesión de 45.000 hectáreas.

La iniciativa minera -ubicada en la comuna de Pozo Almonte, Región de Tarapacá-, cuenta con permiso ambiental desde 2010 y está en construcción desde la segunda mitad de 2014. Inicialmente se estimaba una inversión de US$75 millones, sin embargo, esta cifra ya se habría invertido y el proyecto aún no ha concluido su construcción.

Su objetivo es producir  2.000 toneladas/año de yodo bullet y 200.000 toneladas/año de nitratos mediante el procesamiento de reservas de caliche.

“La construcción total del proyecto se estima en un tiempo de 31 meses, tomando la primera etapa, referida a la construcción de la Planta de Yodo un tiempo estimado de 9 meses, posteriormente se seguirá con una segunda etapa, referida a la construcción de las Pozas de Evaporación de Nitrato y la Planta Nitrato lo que tomará un tiempo estimado de 24 meses”, explican los gestores del proyecto en su Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

El proceso productivo de Eloisa considera la extracción, mediante métodos de minería a rajo abierto, del mineral enriquecido en yodo y sales de nitrato, conocido como caliche.

El proceso contempla asimismo la construcción de bases impermeables sobre las que se deposita el caliche, formando las pilas de lixiviación, las que son sometidas a un riego controlado con agua de mar para disolver el yodo y las sales nitrato contenidas.

Fuentes ligadas a la industria aseguran que uno de los mayores desafíos del proyecto con los precios actuales de los commodities. Esto, porque el yodo se encuentran en alrededor de US$25 por kilo y se espera un mayor deterioro durante el 2016.
Fuente: Pulso/Constanza Valenzuela

Compruebe también

Actividad económica creció 4% en febrero y registró su mejor desempeño en 2 años

El Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) registró un crecimiento de 4% en febrero comparado …