Inicio / Sin categoría / Consideraciones en tiempos de crisis

Consideraciones en tiempos de crisis

am108_enc_editorial

A pesar de que el precio del cobre se mantiene a la baja en general, con luces algunos días, el sector sigue preocupado y comprimido.
No solo los despidos o “egresos programados”, sino que en la búsqueda de la eficiencia y eficacia de los procesos, es con lo que el sector intenta sortear los tiempos difíciles.
Es ahora cuando la innovación debería ser la estrella, tema ampliamente debatido durante los tiempos de bonanza, fuente de un sin número de comisiones, de seminarios, solo faltó que un Rap o un Reggaeton la usara como inspiración. Veremos si ahora cuando la industria se ve forzada a reaccionar de alguna forma, se innova donde realmente es importante y a una escala que genere impacto.
La repetida, pero a veces poco escuchada frase “El precio del cobre es cíclico”, mantiene la esperanza que todo esto pasará, que en algún momento comenzará el repunte y que nuevamente predominarán las consideraciones del CAPEX, del TIR y del VAN, pero no debemos olvidar lo importante que es un país que tenga las reglas del juego claras y la certeza de que estas serán respetadas y, lamentablemente debemos agregar un nuevo elemento “la legitimidad del mundo político y de los gobiernos”.
Existe el concepto de innovación política, pero una interpretación libre podría esperar que lo que vive nuestro país, en términos políticos y sociales, sea una oportunidad para innovar. Con ciudadanos que sean tolerantes con todos los modos de pensar, que exijan sus derechos sin olvidar sus deberes y sean responsables al momento de elegir autoridades. Con personas que cuando participen en partidos políticos, asociaciones gremiales, sindicatos, ONG, fundaciones, corporaciones y la administración del Estado, en resumen todos los que de una u otra forma se dediquen al servicio público, lo hagan solo por vocación, completamente alejados de intereses económicos, procurando el bien común, libre de ideologías y ambiciones de poder.

Deja un comentario