Inicio / Sin categoría / Chuquicamata: Superficie e interior mina están conectados

Chuquicamata: Superficie e interior mina están conectados

am109_enc_sougarret

El túnel es uno de los grandes hitos del proyecto estructural y estratégico Mina Chuquicamata Subterránea. Las obras permitirán explotar los recursos bajo el rajo, que se han cuantificado en cerca de 1.700 millones de toneladas en reservas de mineral de cobre con una ley de 0,7% y molibdeno, que representan más de 60% de lo explotado en los últimos 90 años.

Por todos es conocido la importancia y el hito que significa para Codelco el paso de la mina Chuquicamata, la más antigua y grande del Chile, de rajo abierto a ser una operación subterránea.
En estos días otro de los hitos que marcarán esta transición fue la inauguración del túnel de acceso a la futura mina.
A más de un kilómetro de profundidad y a casi 7 kilómetros desde la entrada al interior del yacimiento de Chuquicamata, las rocas se estremecieron con la fuerza de 400 kilos de explosivos. En ese momento dos túneles enfrentados, pero separados por miles de toneladas de tierra y piedra se encontraron después de casi cuatro años de trabajos. Tras concretarse el enlace entre la superficie y el interior del yacimiento, los mineros miraron con orgullo la obra a la que han entregado parte de su vida.
La obra se realizó en los plazos esperados. En la ocasión el Presidente Ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro informó que “600 personas a lo largo de 50 meses hemos desarrollado un trabajo impecable, permitiendo cumplir con esta etapa significativa para el proyecto”.
El túnel es uno de los grandes hitos del proyecto estructural y estratégico Mina Chuquicamata Subterránea, que transformará el rajo abierto más grande del mundo en una operación bajo suelo. Las obras permitirán explotar los recursos bajo el rajo, que se han cuantificado en cerca de 1.700 millones de toneladas en reservas de mineral de cobre  con una ley de 0,7% y molibdeno, que representan más de 60% de lo explotado en los últimos 90 años.
La construcción del túnel fue abordada por dos equipos de la empresa italiana Astaldi. Uno excavó desde la superficie un tramo de 6,8 kilómetros, tarea que comenzó en junio de 2012, mientras que el otro equipo inició la excavación desde la Rampa 1, al interior de la mina, durante el segundo semestre de 2013, construyendo 700 metros del túnel. Una vez que ambos equipos estuvieron separados por un pilar de seis metros, el lunes pasado se atravesó la roca con un “tiro piloto”, perforación de prueba, y luego se procedió a la última tronadura.
El túnel permitirá tener una vía de circulación independiente y expedita hacia el interior de la mina, lo que evitará interferir con las actuales operaciones en la superficie de la división y, en consecuencia, mejorará la condición logística del proyecto en aspectos como el transporte de personal y materiales hacia las obras de construcción en el subsuelo. Hasta ahora el acceso a las obras se realizaba a través del rajo, en donde la División Chuquicamata realiza sus operaciones.
La etapa siguiente consiste en instalar infraestructura dentro del túnel, lo que incluye su pavimentación y el emplazamiento de las redes definitivas de electricidad, agua, ventilación, señalética, emergencias y comunicaciones.
Cabe destacar que Chuquicamata Subterránea espera darle continuidad operacional a la División Chuquicamata mediante la transformación de la mina rajo a una mina subterránea.
En definitiva, la mina a rajo abierto más grande del mundo, se transformará en una enorme mina subterránea, debido a que no es rentable ni seguro seguir su explotación como se ha hecho hasta ahora.
A su vez, permite mantener a Codelco en su posición de liderazgo como el productor de cobre más grande y competitivo del mundo, pues el proyecto tiene una importancia estratégica para La Corporación.
Uno de los aspectos ambientales más significativos del proyecto es la disminución en un 97% de material particulado asociado a la actividad minera. Lo que va a impactar positivamente a las comunidades vecinas.
La aprobación de la etapa de ejecución del proyecto minero Chuquicamata Subterránea constituye la mayor inversión en la historia de Codelco y asciende a US$ 3.306 millones.
La inversión total estimada, que incluye obras tempranas, alcanza a US$ 4.200 millones y extenderá la  vida útil de la mina Chuquicamata en a lo menos 40 años más.
La producción en régimen del proyecto alcanzará a 140.000 toneladas de mineral por día (tpd), lo que significará una producción de 300.000 toneladas de cobre fino y más de 15.000 toneladas de molibdeno fino al año.
Respecto a las proyecciones de las obras, se ha programado que entre 2011, año en el que se iniciaron las obras tempranas las que ya se encuentran finalizadas, y 2019, se  construirá 181 kilómetros de túneles.
Durante la vida útil de la mina se construirán más de 1.000 kilómetros de túneles y galerías, que equivalen a la distancia carretera entre Calama y La Serena.
Al año 2019 el proyecto habrá instalado del orden de 14 kilómetros de correas. La c onstrucción de un pique de ventilación de 918 metros de profundidad, y 11 metros de diámetro, que por sus dimensiones es una obra única en Chile.
Ante este importante hito para la minería chilena, AreaMinera conversó con Jorge Sougarret, Gerente Desarrollo Mina Subterránea en Codelco – Chuquicamata, quien enfatiza que las obras están en su time line.
“Las obras están avanzando de acuerdo al programa maestro que nos fijamos en la Corporación para este proyecto”.

¿La inversión programada inicialmente se mantiene? ¿A cuánto asciende?
La inversión de este proyecto alcanza a los 4 mil 200 millones de dólares. Recordemos que el Directorio de Codelco aprobó en su momento una inversión de 3 mil 306 millones de dólares, lo que se suma a los 894 millones de dólares destinados para la ejecución de obras tempranas que finalizaron en el primer trimestre de 2015. Eso es sin duda la mayor asignación de recursos en la historia de la empresa.

¿Cuáles han sido las principales dificultades a las que se han tenido que enfrentar?
Pese a la magnitud de las obras, podemos decir que el proyecto no ha presentado grandes dificultades técnicas. En general encontramos un buen terreno, con condiciones muy similares a las que habíamos planificado. Estamos verificando en forma permanente que esto continúe así, con nuestros sistemas de control de calidad, a lo que sumamos la confianza que nos entregan los altos estándares de construcción que tiene hoy en día Chuquicamata Subterránea.

¿También se ha informado de una serie de ajustes, como por  ejemplo  la disminución de ciertos túneles, a qué se debe y que áreas afectará en general?
Se trata de ajustes menores en el diseño y trazado de las instalaciones, lo que en ningún caso significa alguna modificación a la vida útil del proyecto o bien, cambios en otros aspectos como la tasa de extracción y procesamiento de mineral o consumo de agua. Más que a un tema presupuestario, este proceso obedece a una optimización menor para hacer aún más completo este proyecto estructural.

¿Qué nuevas tecnologías se están empleando en esta etapa y cuáles se proyectan una vez que la mina entre en operación?
La base de este proyecto, como todos los que impulsa y ejecuta Codelco, es la seguridad de las personas. Por eso la tecnología que utilizaremos apunta a procesos automatizados donde las trabajadoras y trabajadores no se vean expuestos a la línea de fuego. En este sentido podemos mencionar, por ejemplo, el uso de equipos de carguío y transporte semi autónomos (LHD), sin operador a bordo. Asimismo habrá equipos fijos como martillos pica-roca, chancadores y correas transportadoras, que serán operados y controlados a distancia desde una construcción especialmente diseñada para tales efectos, denominada Centro Integrado de Operación y Gestión (CIO&G).

¿Qué importancia tendrán las correas transportadoras en Chuquicamata subterránea?
Las correas transportadoras cumplirán un rol vital en este nuevo método de extracción. Contaremos con dos de gran capacidad para acarrear el mineral a superficie a través del túnel de transporte principal, que tendrá una extensión cercana a los 6,2 km y una pendiente de 15 por ciento, lo cual convierte a este túnel y sus correas en una gran obra de ingeniería.

¿Cuáles serán los principales equipos que operaran al interior de la mina y qué características tendrán?
Principalmente, la mina subterránea va a operar con equipos semi autónomos. Lo más importante de esto, para nosotros, es que así damos un tremendo salto para la seguridad de las personas. Como señalamos anteriormente la mayoría de los equipos serán operados desde el Centro Integrado de Operación y Gestión. Estos equipos básicamente son martillos pica-roca, chancadores y correas transportadoras, entre otros.

¿Qué importancia tiene para Codelco, Chuquicamata Subterránea?
Mucha. Es un proyecto estructural que permitirá a la Corporación seguir aportando al desarrollo del país por los próximos cuarenta años y desde ese punto de vista es que se han comprometido muchos esfuerzos. Tanto de parte de los profesionales que hoy están aportando con su conocimiento a la implementación de este proyecto, como también del Directorio de Codelco que aprobó una inversión histórica.